Blog

Tener una divisa fuerte suele ser el objetivo de cualquier banco central, o no, depende del país de dicho banco central. Lo cierto es países que viven de atraer grandes inversiones extranjeras, o de atraer patrimonios e inversiones de personas de otros países suelen tener interés en disponer de divisas fuertes, pero todo tiene un límite.

Tener una divisa fuerte es fantástico en un país en el que las importaciones son enormes, ya que esto permite abaratarlas y mucho. Además, en línea con las importaciones, cualquier inversión realizada por el Estado, por empresas y ciudadanos de dicho país se hacen en condiciones francamente ventajosas ya que dichas inversiones o adquisiciones son mucho más baratas (siempre que puedan hacerse, lógicamente siempre hay ciertas restricciones a extranjeros). El problema viene cuando la fortaleza de una divisa pone en serio peligro el crecimiento económico del país. Eso es lo que puede suceder en la zona euro. Uno de los principales problemas que tiene el euro como divisa es que, las diferencias que hay entre los países que lo tienen como divisa son tan grandes, que no es nada fácil llevar a cabo una política monetaria adecuada para todos ellos. Son muchos los que critican al Banco Central Europeo, pero lo cierto es que no lo tiene nada fácil, de hecho, en mi modesta opinión, si hay una política monetaria difícil de dirigir, esa es la de la zona euro. Pero volvamos a los serios inconvenientes de la fortaleza del euro. Europa en general, y la zona euro en particular, necesitan exportar. En los casos particulares de Italia y España, buena parte de su crecimiento económico debe venir por las exportaciones, de hecho, en el caso de España, lo poco que se salvaba en los peores momentos de la crisis fue la capacidad exportadora de sus empresas. Es más, debido a un euro fuerte, el ajuste para tratar de lograr competitividad tuvo que buscarse vía salarios, es decir, con bajadas en los sueldos. De hecho, en un momento de fuerte crecimiento como el que se vive en estos momentos en España, los salarios siguen ajustados y no suben debido, en parte, a que la fortaleza del euro hace que se gane competitividad muy poco a poco. Bien es cierto que una economía puede ser enormemente competitiva con una divisa fuerte, pero una buena devaluación del euro habría ahorrado sufrimiento a países como Italia, Irlanda, Portugal y España, pero a Francia le habría venido de maravilla.

Sea como fuere, el caso es que el dólar está sufriendo lo suyo desde hace meses frente al euro. Esto tiene, sin duda, un componente muy positivo y muy relevante para la zona euro, y es que el petróleo y sus derivados se han abaratado, pero las exportaciones de la zona euro están sufriendo más de lo necesario. Por ejemplo, que España haya hecho récord absoluto de turistas extranjeros este verano tiene un enorme valor, no sólo por la cifra en sí misma, también hay que destacar que hacerlo con una divisa tan fuerte como el euro tiene mucho mérito. De hecho, si el euro hubiera estado más bajo, seguramente se habría podido vender un poco más caro, pero esa es otra cuestión.

Euro-dolar-100-Getty

Fuente: www.eleconomista.es

 

Lo relevante es qué va a hacer el Banco Central Europeo lo que queda de este año y sobre todo cara a 2018, ¿subirá tipos de interés dando un respiro a los bancos, o los mantendrá donde están para no comprometer el crecimiento? A esto, hay que añadir una cuestión aún más relevante si cabe, ¿mantendrá las políticas en lo que se refiere a las compras de deuda que finalizan en 2017, o las mantendrá en 2018? Sin duda estos son temas muy relevantes y de difícil respuesta. Subir tipos de interés y abandonar los programas de compra de deuda pueden tener un impacto francamente negativo en la zona euro, sobre todo en países como Italia, Francia o España, núcleo duro del euro y también de la UE ahora que los británicos han anunciado que se van, aunque parece que no se quieren ir del todo, pero sin duda se quieren ir, sin pagar nada a la Unión Europea, pero pagando un dineral, suponiendo esto un importantísimo ahorro para las arcas británicas, pero un ahorro que no será tal y que les costará más dinero, según lo que dicen y desdicen las autoridades británicas en lo que se refiere al brexit… En fin, ahora que parece que los británicos estarán con dos pies fuera de la UE, pero con la punta del dedo gordo del pie izquierdo dentro, es francamente relevante que España, Italia y Francia estén bien fuertes y sólidos. Sea como sea, este otoño parece que será movidito en lo que se refiere a los mercados de divisas, claro que, con todos los respetos, ¿ha habido alguna vez un año tranquilo? El mundo es así, se mueve, se mueve y se vuelve a mover, aunque, es muy importante estar al tanto de lo que sucede. Personalmente, creo que una depreciación (no he dicho devaluación) del euro, nos vendría de maravilla, nos daría un pequeño respiro, y nos permitiría, a todas las economías del euro ganar competitividad en los mercados globales de bienes y servicios, aunque, habrá que ver qué ocurre. Lo gordo vendrá en octubre, así que, con calma, está ya a la vuelta de la esquina.

 

 

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

Estamos hablando de dos clasicazos de la moda y el gran consumo en Francia, Galeries Lafayette, los grandes almacenes franceses por antonomasia y La Redoute, una de las enseñas de venta por catálogo más relevantes del mundo van a unir su futuro, y es que, todo apunta a que Galeries Lafayette va a adquirir el 51% de las acciones de La Redoute. Si esta adquisición se hace bien, la verdad es que ambas empresas pueden salir ganando y mucho. Veamos qué pueden aportar una a la otra:

– Galeries Lafayette: tiene una marca y unos emplazamientos, y un músculo financiero de enorme relevancia en el país con el mayor número de turistas del mundo en el año 2016.

– La Redoute: sin duda, los conocimientos de venta online de La Redoute pueden ser de enorme utilidad para Galeries Lafayette. Hay que tener en cuenta La Redoute es una empresa fundada en el año 1837, y que está profundamente especializada en la venta por catálogo.

lafayetteLaredoutelogo

Fuente: www.laredoute.es y www.galerieslafayette.com

La Redoute es una empresa que el año pasado facturó 750 millones de euros, una cifra nada desdeñable, y que espera llegar a los 1.000 millones en el año 2021 haciendo uso de todas las sinergias posibles a través de la operación con Galeries Lafayette. Si algo ha demostrado La Redoute es una enorme capacidad de adaptación, no sólo a las tendencias en moda, también a las maneras en las que esta se distribuye, y, desde luego, eso es algo que no es nada fácil es un sector tan cambiante. Desconozco los importes de la operación, pero creo que tiene mucho sentido, siempre y cuando se deje seguir haciendo a La Redoute las cosas como las están haciendo, sobre todo en lo que se refiere a diseño y ventas. Personalmente, creo que lo tendría más sentido sería buscar las maneras de abaratar costes para ambas compañías, sobre todo en compras, pero también desde el punto de vista financiero se pueden negociar mejores condiciones, y desde luego, en departamentos centralizados de soporte, como pueden ser Finanzas o Recursos Humanos, por poner dos ejemplos.

Gran consumo está viviendo una nueva etapa de transformación y esto conlleva procesos de concentración para tratar de adaptarse a estas nuevas situaciones, y en esto, La Redoute sabe lo suyo, vender moda desde el año 1837 hasta nuestros días no ha debido ser nada fácil, y si lo han logrado es porque han sabido adaptarse muy bien, y rápido a los cambios, que, no nos engañemos, desde la década de los 30 del s. XIX ha habido unos cuantos, menciono algunos, sólo por comentar, dos guerras mundiales, la gran depresión, crisis del petróleo o la gran recesión… Sí, creo que La Redoute será capaz de hacer frente a lo que tenga que venir este siglo, y si lo hace de lo mano de Galeries Lafayette, seguro que logra encontrar nuevas herramientas que mejoren aún más sus habilidades.

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

Edificio-Corte-Ingles-Madrid_811128913_1182994_1020x574

 

El Corte Inglés es una empresa que tiene buena parte de su negocio en España y en Portugal, por ello, sufrió la crisis económica de una manera directa e intensa. Las cifras de cierre del año 2016 muestran, no sólo que los ajustes que hizo la empresa han dado resultado, además son un indicio de que, al fin y de verdad, la recuperación está llegando a la economía real, y que los consumidores se están lanzando a comprar más.

El Corte Inglés está sorteando la digitalización del sector retail mejor que sus homólogos norteamericanos a los que Amazon está haciendo muchísimo daño, y, nada parece presagiar que esta situación vaya a cambiar.

TOP TEN GRANDES ALMACENES POR VOLUMEN DE FACTURACIÓN EN 2016

 

corteingles

Fuente: elaboración propia a partir de datos procedentes de Diario Expansión
Nota: Cifras en millones de euros

 

La digitalización del sector retail, de los más relevantes en cualquier economía avanzada, por el número de empleos directos e indirectos que crea, entre otros motivos, es algo ya totalmente imparable. Inditex, por poner un ejemplo que me encanta, hace ya tiempo que apostó por el canal online, y lo cierto es que está consiguiendo muy buenos resultados y es un canal que no hace más que crecer. Dimas Gimeno, Presidente de El Corte Inglés lo ha manifestado de una manera muy clara al presentar las cifras, es del todo necesario, imprescindible y urgente que El Corte Inglés continúe con su proceso de digitalización. Lo cierto es que, personalmente creo que el futuro no es tanto el e-commerce por sí solo, cada vez vemos más casos de retailers en los que, lo que triunfa es ser omnicanal. Es cierto que ser un retailer sin presencia online es, a mi juicio, imposible, pero si es posible ser un retailer únicamente online, ahora bien, los retailers offline tradicionales, tienen una gran oportunidad si son capaces de combinar sus tiendas físicas con una buena experiencia online, aunque, no es fácil la evolución, me temo que es, absolutamente necesaria. Inditex, a través de sus distintas marcas es un muy buen ejemplo de cómo se puede pasar de ser offline a omnicanal.

Por ahora, El Corte Inglés ha conseguido sobrevivir a la mayor crisis financiera por la que ha pasado España desde la Guerra Civil y Europa desde la Segunda Guerra Mundial, ha mejorado su posición financiera, y ha vuelto a la senda de un crecimiento sostenido. Sin duda, tal y como ha manifestado su Presidente, el reto más urgente para El Corte Inglés es integrar las tiendas físicas y el mundo online. La empresa sabe bien lo que tiene que hacer, y estoy convencido de que pondrán en marcha el mejor plan para lograrlo.

Juan Aitor Lago Moneo
Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

Telepizza es uno de esos casos de éxito que me encantan. Estamos hablando de una empresa que nació en 1987 y que apenas nueve años después estaba cotizando en bolsa. Telepizza es hoy, la cadena de pizzerías no estadounidense más grande del mundo, y nació en un local de Madrid hace 30 años. La apuesta de Telepizza por Latinoamérica ha sido, tradicionalmente, muy fuerte, de hecho, opera ya en Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Panamá, Paraguay y Perú. En total tiene en estos mercados 450 puntos de venta, pero, como todos los grandes, quiere más, mucho más. Actualmente, ha decidido poner el foco en México, donde desea llegar a los 500 puntos de venta a finales de 2018. Es una apuesta fuerte pero con mucha lógica. México es el mercado de habla hispana más grande del mundo con una población de unos 130 millones de personas, y en el que se gasta en restauración, en todo tipo de restauración, México es por tanto, un mercado fantástico para Telepizza.

 

telepizza-700

Fuente: www.eleconomista.es

Lo cierto es que México es un mercado muy interesante pero tremendamente exigente, muy grande, con mucho potencial, pero muy competitivo y en el que buena parte de los grandes de la restauración están presentes, y las empresas mexicanas del sector también saben bien lo que se hacen. El plan de Telepizza pasa por entrar de una manera muy fuerte para lograr una posición consolidada y llevarse una parte importante del pastel. ¿Es posible? Desde luego, ¿es fácil? Por supuesto que no. Para ninguna empresa es fácil implantarse con éxito en otro país, como muy grande y muy fuerte que sea, pero eso no quiere decir ni mucho menos que sea imposible, de hecho, Telepizza ya ha sido capaz de introducirse con éxito en otros países. El plan para México es muy ambicioso, ya que abrir tan rápidamente 500 puntos de venta no es tarea sencilla, pero desde luego el mercado es capaz de absorber estas aperturas. Para que nos hagamos una idea del tamaño actual de Telepizza, estamos hablando de una empresa que en 2016 facturó 517 millones de euros a nivel global. México no será una aventura sencilla, pero, desde luego, merece la pena intentarlo con todo, como decía, México es el mercado de habla hispana más grande del mundo y uno de los países con más potencial de crecimiento del mundo.

 

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

Cada vez que pensamos en comida rápida, pensamos en una hamburguesa y en la cadena más relevante a nivel mundial, McDonald’s, pero hay mucho más en este sector. Kentucky Fried Chicken, o KFC, como les gusta decir en Estados Unidos, está decidido a poner en marcha un plan en España que duplique su presencia hasta el año 2020. El plan pasa por llegar a los 200 establecimientos y una cobertura a nivel nacional, aunque también incluye Portugal, otro país para el que también tiene planes KFC.

kfc

Fuente: www.kfc.es

Este plan tendrá un impacto muy relevante en generación de puestos de trabajo, ya que se prevé que habrá 3.600 nuevos puestos de trabajo con estas aperturas. La verdad es que el plan es francamente ambicioso, ya que, si bien KFC lleva ya unos años en España, duplicar puntos de venta en apenas 3 – 4 años no es nada fácil. Personalmente, creo que Kentucky Fried Chicken puede crecer todavía mucho en España, sobre todo en determinadas ciudades y en determinados barrios, por lo general, con mucha población y con mucha rotación, pero, lo que está claro es que, el fast – food es algo que en España funciona muy bien. Todo apunta que los próximos serán muy buenos para todo lo que está relacionado con el gran consumo, así que, tiene mucho sentido esta clara apuesta por el crecimiento en un país, que, a pesar de su reducida renta per cápita comparado con otros países europeos, gasta mucho fuera de casa, y tiene una enorme cantidad de turistas extranjeros que llegan con ganas de salir, disfrutar y gastar, mucho o poco, pero gastar.

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

Mucho se está hablando sobre el fin del retail y cómo las ventas online están obligando a retailers tradicionales a cerrar tiendas, sobre todo en mercados maduros. Personalmente creo que muchos de estos cierres se producen por problemas en esas empresas y no tanto con un cambio radical de la forma de comprar, que es parte del problema, pero no todo. De hecho, empresas como H&M o Inditex siguen abriendo tiendas. Es cierto que los cambios en la manera de comprar está haciendo que todo el comercio, el retail de toda la vida se tenga que adaptar y esta adaptación no ha hecho más que empezar, y que, lo que valía en el sector en los años 90 ya no vale, o ya no vale del todo. Sin embargo, en todo esto, y con cierres muy importantes de centros comerciales en Estados Unidos, Amazon, el retailer online por antonomasia, ha realizado una de las compras más “extrañas” de su historia. Hace tan solo unos días, compró la cadena de supermercados ecológicos Whole Foods por 13.700 millones de dólares. Estamos hablando de una empresa, un cadena de supermercados, un retailer puro y duro, que tiene 322 establecimientos entre Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

 

wholefoods

Fuente: www.wholefoodsmarket.com

 

La cuestión es ¿por qué un retailer online compra Whole Foods? Sin duda, Amazon, Jeff Bezos y su equipo, tienen toda la información, pero, en mi modesta opinión, tiene mucho sentido. Amazon lleva tiempo metiéndose como puede en la distribución de alimentos. Pero, ¿por qué de alimentos? Lo cierto es que es un segmento difícil porque tiene una alta obsolescencia y unos márgenes muy ajustados, pero tiene algo que muy pocos segmentos tienen, una altísima rotación. Incluso en los peores momentos económicos, hay que comer y llenar la cesta de la compra, como sea, es una de las principales prioridades. Es cierto que Whole Foods está centrado en un segmento que podríamos calificar como algo más premium, por el tipo de producto que ofrece, pero la capacidad de distribución está ahí. Una base de clientes que hacen compras con mucha frecuencia, es una base de datos fantástica para poder ofrecer otro tipo de productos, y eso no se le ha pasado por alto a Amazon. A esto hay que añadir que los supermercados online lo tienen bastante difícil porque la gestión del género, sobre todo el producto fresco es complicada y requiere un tratamiento específico, por ello, Amazon se lanzó a distribuir únicamente producto no perecedero cuando decidió meterse en alimentación. Además, no nos engañemos, no es previsible, al menos en mi opinión que el único canal de distribución vaya a ser internet. Sin duda las ventas online de productos de gran consumo seguirán creciendo en los próximos años, pero las tiendas seguirán ahí, y ser capaz de vender de manera online como una auténtica máquina, y a su vez, tener una fuerte presencia offline es algo, muy caro de mantener, pero que puede significar una fuerte ventaja competitiva, y si no, que se lo preguntan a Inditex, que sigue apostando por internet mientras no deja de abrir tiendas.

amazon

Fuente: www.amazon.es

En definitiva, pienso que tiene mucho sentido esta adquisición, me parece que han pagado un precio adecuado, al menos en base a la capitalización de la empresa apenas unos días antes de la adquisición, de alrededor de 10.000 millones, y seguro que van a mantener las mejores prácticas de Whole Foods para sacar lo mejor a la operación. Seguro que vamos a ver más movimientos parecidos en los próximos años en la misma dirección, retailers online entrando en la distribución tradicional.

 

 

 

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

La campaña de verano tiene muy buena pinta para España. Hay que tener en cuenta que se espera una enorme afluencia de turistas extranjeros, y que los españoles, una vez más, gastarán bien este verano, lo que hace prever una muy fuerte campaña veraniega, como ya lo fue la de 2016. Una muestra de ello son los planes de contratación para la campaña de verano de uno de los principales retailers de España, Mercadona. Este año planea incorporar a 7.000 personas, 2.000 más que las incorporadas en 2016, lo cual, puede tomarse como un indicador de las buenas perspectivas para este verano.

elmundo

Fuente: www.elmundo.es

Esta es una excelente noticia, ya que, lo más probable, es que otros retailers sigan los mismos pasos, y España es un país que necesita como el comer buenas campañas de verano, porque son la base para una muy buena parte de su economía. Para que nos hagamos una idea de la dimensión de esta campaña de verano para Mercadona, en este momento la compañía cuenta con una plantilla de 79.000 empleados fijos, es decir, que estas 7.000 incorporaciones para la campaña de verano suponen casi un 9% de la plantilla fija total. Son necesarias tantas incorporaciones por dos motivos:

– Vacaciones necesarias para el personal ya existente: teniendo en cuenta que entre 2016 y 2017 Mercadona ha incorporado a 4.000 empleados más con contrato fijo, es lógico que sea necesario incorporar a más personas para cubrir vacaciones en campaña de verano.

– Mayor afluencia de turistas: se espera que este año bata los récords de años anteriores, lo que supone una mayor afluencia de clientes, sobre todo en los supermercados ubicados en zonas turísticas.

Veremos cómo acaba este año, pero todo apunta a que este verano será de los mejores o quizá el mejor hasta el momento, esperamos, de verdad, que así sea.

Juan Aitor Lago Moneo
Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

Lo que podría parecer el título de una película española de los años 60 – 70, o de la España de la peor parte de la crisis que apenas estamos dejando atrás, es un plan en toda regla de una de las enseñas más importantes de El Corte Inglés. Sfera ha llegado a un acuerdo con los grandes almacenes Karstadt para abrir 50 tiendas en Alemania, una de las economías más relevantes del mundo, y cuyos habitantes gozan de unas de las rentas por habitante más elevadas. Estas aperturas comenzarán en el mes de agosto y tengo la sensación de que van a arrasar porque se van a centrar en lo que, en mi modesta opinión, es el punto fuerte de Sfera, bebés y niños. A esto hay que añadir que España es una auténtica potencia mundial en ropa infantil (es una potencia mundial en textil en general, pero en lo que se refiere a diseño de ropa infantil, las enseñas españoles, son con mucho, de las mejores del mundo), y que en países centroeuropeos y nórdicos no es tan sencillo encontrar ropa infantil que una diseño y precios razonables, ni siquiera para bolsillos centroeuropeos o nórdicos.

sfera-alemania

Fuente: www.elcorteingles.es

Karsrtadt es un socio francamente bueno para Sfera porque estamos hablando de una cadena de grandes almacenes con una fortísima presencia en Alemania, con 79 centros, siendo la primera cadena del país en volumen de ventas. Desde luego el plan tiene muy buenas perspectivas, al unirse el retailer más relevante del país, al menos en grandes almacenes, y un auténtico especialista en ropa infantil con buenos diseños, algo no muy frecuente en Alemania, y que, a buen seguro, ofrecerá buenos precios para lo que son los estándares alemanes. Habrá que esperar y ver cómo se dan las cosas, pero, personalmente, estaría muy impresionado si en los próximos años, no vemos tiendas Sfera en los 79 centros que Karstadt tiene en Alemania.

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

Mucho se está diciendo acerca del cambio en la distribución, en España, y en general en todo el mundo. No hace mucho leí que los centros comerciales en Estados Unidos están cerrando a ritmos muy acelerados, y no son pocos los que dicen que el retail como tal ha muerto y que el futuro y prácticamente el presente es online. Estoy de acuerdo, pero sólo hasta cierto punto. Estoy de acuerdo en que el ritmo de aperturas de centros comerciales, en España en concreto, no será como el vivido entre los años 1980 y 2005, de eso estoy seguro, aunque, no creo que, de repente, todos dejemos de ir a comprar a las tiendas para lanzarnos a hacerlo a través del teléfono o del ordenador. Pienso que habrá una combinación de compras hechas online y otras, para las que todavía se hará de una manera mixta y la tienda seguirá siendo un componente muy importante, si bien, habrá que esperar para ver hasta dónde llega el e-commerce de verdad. Allá donde sea necesaria una venta asesorada, por el tipo de producto, o por su importe, un punto de venta será de gran ayuda para cerrar la venta, o, al menos una línea de teléfono con la que hablar con alguna persona que cierre la venta.

carrefoue

Fuente: www.carrefour.es

Por lo pronto, en plena digitalización, Carrefour, uno de los grandes retailers de Europa, ha anunciado que contratará en España a más de 6.700 personas, todos ellos, para trabajar en trato directo con el cliente. La mayoría de estos nuevos empleados se incorporarán a la plantilla de los hipermercados, aunque trabajarán en otras unidades de negocio. Lo cierto es que, este anuncio, muestra dos cosas:

1ª.- El comercio en España se está recuperando más rápido de lo que parece, o al menos así lo está entendiendo uno de los principales actores del sector.

2ª.- Parece que la digitalización, al menos en alimentación, y en el corto plazo, no va a destruir tanto empleo como parecía, aunque insisto, al menos en el corto plazo, ya que esto puede cambiar muy rápidamente, como todos hemos aprendido en la última crisis que hemos vivido.

Que el retail se recupere en cualquier economía de consumo es una buenísima señal, y en el caso de España en particular, es importantísimo, ya que el sector servicios, es, con mucho, el más relevante y el mayor generador de empleo.

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

BBVA lo está haciendo francamente bien, ya sé que no es algo nuevo, de hecho, es, sin duda, en mi modesta opinión, el banco número 1, no sólo en España. Quizá no sea el más grande en capitalización, ni en número de clientes, pero es de los pocos que de verdad se ha enterado de hacia dónde va a ir la banca de consumo de aquí a mitad de siglo. Los resultados que ha presentado BBVA son extraordinarios y muestran una clara tendencia hacia arriba en las principales líneas de negocio del banco y una mejora en las cifras macroeconómicas de los principales mercados en los que opera, tal y como ha indicado el propio CEO.

El beneficio de BBVA en el primer trimestre del año ha sido de 1.199 millones de euros, un 69% más que hace un año. Los ingresos han crecido, a nivel global, un 10%, lo cual es un dato fantástico, teniendo en cuenta los momentos francamente difíciles por los que atraviesa el sector a nivel global. Otro dato a tener en cuenta, y que muestra que el banco está trabajando en ser más competitivo es su reducción de gastos, en un 1% (puede parecer poco, pero en un gigante como BBVA estamos hablando de muchísimo dinero que puede hacer auténtica magia en el flujo de caja), y un descenso en provisiones recurrentes del 8,6%, que muestra como las perspectivas del banco son sensiblemente mejores a lo que se veía en el sector hace no tantos años.

bbva

Fuente: www.bbva.com

México sigue siendo el principal mercado de BBVA, representando ahora el 40,6% del resultado del banco. Lo cierto es que ha reducido su relevancia, al suponer algo más del 46% del negocio de BBVA hace un año, pero hay que tener en cuenta que España ha crecido en importancia en los últimos 12 meses. Las cifras de México son, de hecho, bastante buenas, creciendo su beneficio un 9,7%. España supone el 20% del negocio de BBVA. Este dato es tremendamente relevador, no tanto porque sea una sorpresa, lo es porque demuestra claramente al resto de banco españoles, y europeos, el camino a seguir. La única manera de mantener independencia y de asegurar el futuro es estar presente en diferentes mercados, y, aunque suene muy simple, en ser grandes. En banca, sobre todo en banca de consumo, el tamaño importa, y mucho, y si alguien lo duda, que piense en todos esos bancos gigantescos que recibieron ayudas desorbitadas en lo peor de la crisis financiera que por fin parece haber terminado. El tamaño, pasa por ser capaz de operar en diferentes mercados, y cuanto más grandes y rentables sean estos mercados mejor. En este siglo, veremos, en muy poco tiempo, como la banca no necesita grandes cantidades de personal para ser grandes, lo que va a necesitar es personal muy pero que muy bien preparado y sobre todo, con una capacidad de adaptación como no se ha visto nunca antes en el sector. En banca este siglo ganarán los más rápidos y los que sepan aguantar mejor los nervios.

Las cifras presentadas por BBVA, como decía, son francamente buenas y muestran la solidez del banco, de su modelo de negocio, de la línea marcada con la transformación digital, y, que un gigante, si las hace las cosas bien, también es capaz de adaptarse a los cambios y mantener o incluso mejorar su posición de liderazgo en el sector. Es una buenísima noticia que los bancos en España y en Europa se encuentren en posiciones sólidas y con buenas perspectivas de futuro, estas cifras presentadas por BBVA son una muy buena noticia.

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School