Amazon se pasa al retail

Mucho se está hablando sobre el fin del retail y cómo las ventas online están obligando a retailers tradicionales a cerrar tiendas, sobre todo en mercados maduros. Personalmente creo que muchos de estos cierres se producen por problemas en esas empresas y no tanto con un cambio radical de la forma de comprar, que es parte del problema, pero no todo. De hecho, empresas como H&M o Inditex siguen abriendo tiendas. Es cierto que los cambios en la manera de comprar está haciendo que todo el comercio, el retail de toda la vida se tenga que adaptar y esta adaptación no ha hecho más que empezar, y que, lo que valía en el sector en los años 90 ya no vale, o ya no vale del todo. Sin embargo, en todo esto, y con cierres muy importantes de centros comerciales en Estados Unidos, Amazon, el retailer online por antonomasia, ha realizado una de las compras más “extrañas” de su historia. Hace tan solo unos días, compró la cadena de supermercados ecológicos Whole Foods por 13.700 millones de dólares. Estamos hablando de una empresa, un cadena de supermercados, un retailer puro y duro, que tiene 322 establecimientos entre Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

 

wholefoods

Fuente: www.wholefoodsmarket.com

 

La cuestión es ¿por qué un retailer online compra Whole Foods? Sin duda, Amazon, Jeff Bezos y su equipo, tienen toda la información, pero, en mi modesta opinión, tiene mucho sentido. Amazon lleva tiempo metiéndose como puede en la distribución de alimentos. Pero, ¿por qué de alimentos? Lo cierto es que es un segmento difícil porque tiene una alta obsolescencia y unos márgenes muy ajustados, pero tiene algo que muy pocos segmentos tienen, una altísima rotación. Incluso en los peores momentos económicos, hay que comer y llenar la cesta de la compra, como sea, es una de las principales prioridades. Es cierto que Whole Foods está centrado en un segmento que podríamos calificar como algo más premium, por el tipo de producto que ofrece, pero la capacidad de distribución está ahí. Una base de clientes que hacen compras con mucha frecuencia, es una base de datos fantástica para poder ofrecer otro tipo de productos, y eso no se le ha pasado por alto a Amazon. A esto hay que añadir que los supermercados online lo tienen bastante difícil porque la gestión del género, sobre todo el producto fresco es complicada y requiere un tratamiento específico, por ello, Amazon se lanzó a distribuir únicamente producto no perecedero cuando decidió meterse en alimentación. Además, no nos engañemos, no es previsible, al menos en mi opinión que el único canal de distribución vaya a ser internet. Sin duda las ventas online de productos de gran consumo seguirán creciendo en los próximos años, pero las tiendas seguirán ahí, y ser capaz de vender de manera online como una auténtica máquina, y a su vez, tener una fuerte presencia offline es algo, muy caro de mantener, pero que puede significar una fuerte ventaja competitiva, y si no, que se lo preguntan a Inditex, que sigue apostando por internet mientras no deja de abrir tiendas.

amazon

Fuente: www.amazon.es

En definitiva, pienso que tiene mucho sentido esta adquisición, me parece que han pagado un precio adecuado, al menos en base a la capitalización de la empresa apenas unos días antes de la adquisición, de alrededor de 10.000 millones, y seguro que van a mantener las mejores prácticas de Whole Foods para sacar lo mejor a la operación. Seguro que vamos a ver más movimientos parecidos en los próximos años en la misma dirección, retailers online entrando en la distribución tradicional.

 

 

 

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

Amazon apuesta por España

Amazon lleva más de 20 años en la brecha, y es, sin duda, el claro ejemplo del emprendedor norteamericano, que empieza en el garaje de su casa, o de la casa de sus padres, con dinero prestado por estos por amigos con mucho cariño por el emprendedor y con poca fe en el proyecto. Mucho ha llovido desde que Jeff Bezos comenzase allá por los 90 en el garaje, y mucho ha prosperado la empresa, sin duda, el retailer online más relevante de EEUU y de Europa.

Desde que Amazon entrara en España, hace cinco años, cuenta con una plantilla de 1.000 personas y planea un crecimiento en 2017 del 50%, es decir, va a contratar a otras 500 personas este año, ya le gustaría a muchas empresas poder acometer crecimientos 10 veces más pequeños. Sin duda, es una excelente noticia, no sólo por la creación de empleo directo, lo es también porque Amazon resulta de vital importancia para el e-commerce de muchos pequeños y medianos comercios, que pueden vender y distribuir sus productos a través de Amazon. Parece que este será uno de los motores principales de los grandes retailers online, servir de marketplace para otras empresas que deseen ofrecer sus productos a esos mismos clientes que llegan a estas páginas webs, a cambio de una comisión o de un fijo, según establezca cada marketplace.

Personalmente, me parece una idea excelente y una manera de generar aún tráfico a la web, más clientes y más ventas ofrecer productos de otras empresas y además hacer la distribución. Tengo sin embargo una pregunta para Amazon ¿para cuándo vender también servicios? Estoy seguro que hay muchos negocios online de servicios que estarían encantados de ofrecerlos a través de Amazon a cambio de una comisión. Cualquiera que compra un producto es susceptible de comprar también un servicio y podría ser otra vía para generar nuevas ventas y nuevos ingresos. Sea como fuere, que Amazon apueste por crear trabajo en España es una muy buena noticia por todas esas personas que tendrán un empleo, y es una muestra clara de cómo las formas de comprar están cambiando, y cada vez cambian más y más rápidamente.

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School

A Mango se le da bien lo digital

Las ventas online de Mango, otro gigante español del sector textil, han crecido un 27% en el año 2015, y suponen ya el 10,7% del mix de ventas. Mango ha facturado a través de internet en el año 2015 la friolera de 234 millones de euros. Y, no nos engañemos, esto no ha hecho más que empezar. Todos los grandes retailers de moda están viendo como, año a año, sus cifras de ventas a través de internet crecen. ¿Seguirán creciendo? Sin duda, este canal no ha hecho más que despegar, y la línea que separa el mundo offline del online ha desaparecido, y todos, o casi todos los consumidores, estamos más que acostumbrados a usar ambos canales para decidir y realizar nuestra compras.

mango-digital

Fuente: www.mango.es

También es necesario indicar que, Mango en concreto, lo hace fenomenalmente bien en su estrategia digital. La compra online es francamente sencilla, cómoda y rápida, y el envío a domicilio lo trabajan muy bien, y esto lo digo como cliente satisfecho con sus compras cuando compra a través de Mango online. Exactamente lo mismo se puede decir de otros competidores españoles como Massimo Dutti, Zara o Scalpers. Comprar online es muy cómodo, no hay desplazarse a ninguna parte, ni hay que probarse, y, además, las devoluciones en caso de no estar conforme con la venta no son especialmente complicadas. Lo lógico y lo normal es ver cómo este canal de ventas se hace con una buena parte del mix, sobre todo en aquellos países en los que las empresas de mensajería den un buen servicio, que cada vez son más.

A Mango se le está dando muy bien por ahora, y seguro que seguirá invirtiendo en esta canal, para que la experiencia de compra siga siendo satisfactoria, de eso no me cabe la menor duda. Los retailers de moda tienen en internet uno de sus mejores aliados los años que están por venir.

Juan Aitor Lago Moneo

Director de Investigación de Constanza Business & Protocol School