Michelle Obama, la Primera Dama de Estados Unidos

No es aristócrata, no es miembro
de ninguna casa real, no proviene de familia de alcurnia, y sin embargo, quien
nos ocupa hoy podría considerarse, entre comillas, la mujer más poderosa del
mundo, ya que su marido es el Jefe de Estado del país con la economía más
fuerte del planeta. Y de esta forma, en el centro de todas las miradas, y
acompañando a su marido Barack Husein Obama al frente de la jefatura de los
Estados Unidos, su esposa Michelle ha cumplido los cincuenta años. ¿Qué podemos
decir acerca de ella? 

Para comenzar, nos gustaría
aclarar que el término Primera Dama, no existe en Europa. En Europa, las
parejas de los soberanos reciben el nombre de Reinas en reinos, Princesas en
principados, y Gran Duquesa, que es el título que recibe la esposa del Gran
Duque de Luxemburgo. Sin embargo, en EEUU, el país del liberalismo creado a
partir de la unión de Estados Confederados, al carecer de toda esta tradición
monárquica existe el término de Primera Dama, First Lady, para designar a la
esposa del Jefe del Estado, es decir, para designar a la esposa del Presidente
de los Estados Unidos de América. 

Si lo pensamos bien, el término
no deja de tener algunas connotaciones ancladas en el pasado, ya que el día en
que la jefatura del país la ostente una mujer, ¿Cómo se denominará su pareja?
¿Primer Caballero? La
realidad es que en la historia de los EEUU, los 44
presidentes habidos hasta el momento han sido siempre hombres.  El Presidente actual ya rompió la tradición
al convertirse en el Primer Presidente estadounidense afroamericano, y antes o
después la historia nos deparará una Señora Presidente. Debemos comentar del mismo modo, que el término
Primera Dama se utiliza igualmente en muchos países iberoamericanos.

Pues bien, Michelle Obama, al
igual que su marido, ha sido y es la primera First Lady o Primera Dama
afroamericana. Y no por ello con menor popularidad o éxito. Aunque la Primera
Dama de los Estados Unidos no tiene un rol oficial y no recibe una asignación
por parte del Estado. Desde los comienzos de la legislatura, y mucho antes,
desde la campaña presidencial, Michelle ha acompañado a su marido
convirtiéndose en una importante figura pública, y mantiene su propia agenda
llegando a acudir a actos de interés no oficial, pero sí social, en solitario.
¿Qué tiene esta Primera Dama que tanto interés despierta entre los ciudadanos y
que como tal ha protagonizado diversas portadas de revistas?

Michelle es universitaria, más
concretamente abogada y fue funcionaria pública, debiendo renunciar a su
carrera profesional en favor de la de su marido. Es madre de dos hijas, Malia y
Sasha, de catorce y once años respectivamente. Desde que asumió su rol de
Primera Dama, intentan mostrar una imagen de familia unida, dejándose
fotografiar de manera oficial y oficiosa y ofreciendo instantáneas que hacen
las delicias de los estadounidenses.

Cuando llegó a la Casa Blanca no
se cruzó de brazos, y comenzó a desarrollar proyectos de interés general para
la sociedad estadounidense. El primero de ellos fue el llamado proyecto “Let’s
move!”, con el que pretende concienciar a la población estadounidense de los
peligros de la obesidad infantil. En pro de este proyecto, plantó un huerto en
la Casa Blanca, ha visitado colegios, ha hecho gimnasia de manera pública, o se
ha dejado fotografiar junto a personajes infantiles como Elmo de Barrio Sésamo.

Seguidora de las nuevas
tecnologías, Michelle hace uso de las redes sociales siempre que puede. Esta
fotografía, tras conocer la victoria de Barack Obama en la que sería su segunda
legislatura, fue colgada en Facebook y dio la vuelta al mundo, recibiendo más
likes que el propio Justin Bieber.
La Primera Dama de los Estados
Unidos de América se ha convertido, además, en un icono de la moda. Su estilo
es muy imitado, y los looks que ofrece son copiados y replicados por muchas
mujeres estadounidenses. Gusta mucho de lucir vestidos en los que deja al
descubierto sus hombros y brazos contorneados. La Sociedad Americana de
Cirujanos Plásticos, arrojaba en 2013 unas cifras en las que se reflejaba un
aumento del 4.000% de operaciones de cirugía estética en hombros y brazos con
respecto al año 2000, ya que muchas estadounidenses han querido imitar los
brazos musculados de su Primera Dama.

En su rol de Primera Dama, ha
acompañado a su marido en diversos viajes por Europa y el mundo,
fotografiándose junto a diversos líderes y esposas de líderes del mundo. En las
fotografías a continuación podemos verla junto a la soberana del Reino Unido, y
en el Palacio de Marivent en Mallorca visitando a la familia real española.

Desde Constanza Business &
Protocol School felicitamos a la Primera Dama de los Estados Unidos en su
cincuenta cumpleaños.

Compartir esto

Envía tu comentario